Cuaderno de lengua: crónicas personales del idioma español

n. 1, 20 de agosto de 2001. Majadahonda (Madrid)

El español, "lengua oficial africana"


Victoriano Colodrón Denis
 
(ver este artículo en formato .doc / en formato .pdf)

 

Al principio del verano, tomando café en un bar, una amiga me dio la noticia: “¿Sabes que el español ha sido declarado lengua oficial africana?”. No era para tanto, claro, no podía serlo. Pero no dejaba de llamar la atención que se hubiera incluido a nuestro idioma entre las cinco lenguas oficiales de la Unión Africana, en la conferencia internacional en la que se había constituido este organismo de cooperación entre los países del continente, heredero de la Organización para la Unidad Africana (OUA). De esa forma, el español se sumaba al inglés, el francés, el portugués y el árabe, que ya tenían la condición de lenguas oficiales en la OUA.

Fue Guinea Ecuatorial el país que promovió esta insospechada “oficialidad africana” del español. En la reunión de ministros de asuntos exteriores previa a la cumbre, celebrada en Lusaka (Zambia) del 9 al 11 de julio, el ministro ecuato-guineano, Santiago Nsboeya, empleó el argumento de la importancia de nuestra lengua como instrumento de comunicación internacional, defendiendo la idea de que “si África quiere encontrar su sitio en el mundo global, no puede olvidar una lengua que es una de las más habladas del planeta”. Después declararía que la decisión había constituido un “éxito clamoroso” de la diplomacia de su país.

Algunos pensarán que el hecho se explica por la buena salud de la que goza nuestro idioma, y lo considerarán un signo más de su creciente presencia y expansión internacional, un éxito añadido a sumar en ese proceso. Otros, más escépticos o tan sólo más cautos, verán en esta interpretación un triunfalismo injustificado. El uso real del español en los organismos internacionales en que es lengua oficial no siempre se corresponde con esa condición: lo normal es que no se lo considere “lengua de trabajo” de esos organismos. Por ello, en la práctica suele quedar relegado a un segundo plano, que sólo garantiza la posibilidad de emplearlo en actos solemnes y reuniones de muy altos cargos, además de la traducción, con mayor o menor retraso desde que se redactan, de algunos documentos originalmente escritos en inglés u otros idiomas.

Cuando comentaba esto con mi amiga, la que me había dado la noticia ligeramente... abultada, ella formuló otra observación, creo yo que muy pertinente. “Lo que me parece realmente contradictorio”, me dijo, “es que el español vaya a ser lengua oficial en ese organismo, y por otra parte esté en una situación real tan precaria en los pocos sitios de África en los que sobrevive todavía”.

Me acordé entonces de lo que una vez dijo y escribió Rafael Rodríguez-Ponga: que el español es una realidad en África, una realidad modesta pero apasionante por la riqueza de situaciones que presenta. Se lo expliqué a mi amiga: Rodríguez-Ponga, actual secretario general de la Agencia Española de Cooperación Internacional, había pronunciado esas palabras en la inauguración de las jornadas sobre la lengua y la literatura españolas en África celebradas en Melilla en 1997, y un año después quedaron recogidas en el volumen en que se publicaron las ponencias allí presentadas [1].

De la lectura de algunas de esas páginas se deduce que esa realidad modesta podría mejorarse; que no sólo hay margen para ello, sino también algunas bazas que jugar, tanto de tipo histórico como económico, político y cultural; y que en algunos países y ciudades africanas existe un interés por el español que habría que satisfacer. Pero eso requiere un impulso concreto, medidas de apoyo, un plan de acción, una política activa...

Por cierto que Rodríguez-Ponga, que promovió la organización de esas jornadas cuando era director general de Cooperación y Comunicación Cultural del Ministerio de Cultura, había cursado visita oficial a Obiang, en Malabo, en representación del Gobierno español, pocos días antes del alumbramiento de la UA con la para muchos sorprendente decisión sobre nuestro idioma. ¿Mera coincidencia? Por cierto, ¿será verdad que Obiang es uno de los jefes de Estado que inaugurarán el II Congreso Internacional de la Lengua Española, en Valladolid, el próximo octubre?

No me resisto a dedicarle unas líneas más a Rodríguez-Ponga, filólogo de declarado amor por la lengua, que en su etapa en el Ministerio de Cultura fue miembro del Patronato del Instituto Cervantes, y que entre otros temas se ha interesado por las huellas hispánicas en el Pacífico [2] o por la universalidad del español [3].

Aquella conversación de principios de verano, tomando café, pronto derivó hacia otras cuestiones e historias africanas. Se habló sobre todo de inmigración y de pateras, y por contraste alguien se burló de los llamados “deportes de aventura” y de quienes los practican, incapaces de disfrutar de la Naturaleza sin convertirla en escenario de emociones de cartón piedra. Se contaron historias de safaris, se recomendó el excelente libro de Kapuscinsky, Ébano, y se reivindicó un poco la africanidad de España, o sus restos. En cualquier caso, la charla no se detuvo para resolver la perplejidad que podía haber provocado la curiosa posición que ocupa el español en África, de acuerdo con lo que habíamos ido comentando: entre la precariedad que denunciaba mi amiga; la modestia, la riqueza y la variedad de las que hablaba Rodríguez-Ponga, y la recién adquirida oficialidad internacional de alto nivel. Que no deja de ser una buena noticia, después de todo.

 


Notas

[1] La lengua y la literatura españolas en África (ed. Celia Casado-Fresnillo). Sociedad Pública “V Centenario de Melilla”, Melilla, 1998.

[2] Por ejemplo, en “La lengua española en Oceanía”, publicado en la Revista Americana Francisco de Vitoria (disponible en http://forum.fvitoria.com/c27ponga.htm), y en “El español en nuestras antípodas”, publicado en Nueva revista de política, cultura y arte, n.º 74, marzo-abril de 2001.

[3] “El español, lengua universal”, en Nueva revista de política, cultura y arte, n.º 60, diciembre de 1998.

 
citas / enlaces / palabras
http://cuadernodelengua.com - © Victoriano Colodrón Denis